Pedidos: 313 730 3896 / 315 383 3066 - email: ventas@alacenashop.com

LA COCINA UN MUNDO QUE NO ESPERABA….

Recuerdo todavía cuando por mi cabeza no se me pasaba que el mundo de la cocina y la gastronomía me atraparían de una manera maravillosa, cuando era muy joven fui educado en una familia muy tradicional Colombiana donde la cocina criolla estaba a la orden del día y nuestra disciplina en la mesa estaba a cargo de una hermosa mujer que fue nuestra niñera y guardiana durante años de todas nuestras cosas, mientras nuestros padres trabajaban. Dicha damita a la cual la voy a llamar Merche en su sabiduría de mujer campesina nos enseño cosas muy valiosas y hermosas dentro de su concepción de disciplina, dentro de todas estas disciplinas ella se encargaba de nuestra alimentación, aquí es donde se complica la cosa, Merche lidiaba con hacernos comer ya alimentarnos a mis hermanos y a mi los cuales eramos los personajes mas indisciplinados para comer y no había poder humano que nos hiciera comer algo que no queríamos, entonces Merche desarrollo la capacidad asombrosa de llevarnos la idea en lo que que queríamos comer y como lo queríamos comer, ya se podrán imaginar lo que esto hizo en nuestros hábitos alimenticios.

Paso el tiempo y Merche ya no estaba con nosotros y yo seguí por el mundo dando tumbos donde comer era igual a quedar muy lleno y donde el plato debía tener carne frita, arroz, papas y cero ensalada y el plato con morro como decimos aquí en Colombia, vegetales ni por el chiras, lo único que aprendí a comer fue tomate, así fue durante muchos años de mi vida, sin saber de que se perdía mi paladar.

Por las cosas de Dios conocí a una hermosa dama la cual hoy en día es mi esposa, sin saber y sin tener la mas mínima idea que ella venia con el paquete completo, cuando empanzamos a conocernos ella me fue dando a conocer sus gustos y o sorpresa cuando entro en el mundo de lo que ella pensaba de la cocina y como toda su vida deseaba conocer a alguien que le gustara disfrutar una deliciosa cena, un buen vino, de el placer de cocinar y votar corriente, la sorpresa para mi fue que esas mismas imágenes, deseos  y anhelos también estaban exactamente plasmados en mi corazón, aquí fue donde de manera automática comenzó una extraña fuerza que salio de mi para desear cocinar y empezar a probar nuevos sabores y el sentimiento que empezamos a experimentar al concionar para nosotros y los demás, al mezclar nuevos sabores y al momento en el que terminas un plato y lo llevas a la mesa.

Solo hasta el momento que mis papilas gustativas se comenzaron a despertar a ese mundo de sabores y espectaculares sensaciones que me estaba perdiendo entendí que definitivamente, el placer de cocinar y disfrutar de la buena mesa,  es una sensación que solo el alma y el espíritu logran entender,   hoy en día no le llamo coincidencias si no diosidencias al hecho que la cocina y la gastronomía sean mi vida, si no que desde la base del amor y de el hecho de compartir con los demás se logra disfrutar y cocinar deliciosos platos, hoy digo que cualquiera puede cocinar y el que se decide entra a un mundo que no esperaba.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *